arlequin_resistencia_pettoruti.jpg

...porque la Tierra está llena de
violencia, haz para ti un arca de
madera de árbol resinoso.
Génesis 6: 13,14

ead / elarcadigital

Buscador ead
Buscador Google
Última edición gráfica
Piruetas para nuestra lengua

El masculino como género no marcado

El masculino como género no marcado
Hace años el autor de este artículo viene proponiendo la revisión del género masculino como “no marcado” y hasta, en su  elucubraciones semánticas, nos propone una asamblea de todos los millones hispano parlantes para someter a votación la propuesta del femenino como género no marcado. Aquí su tesis, interesante y, al menos, para sonreír.
Albert Corominas / Catedrático español
No son raras, entre sarcásticas e indignadas, las defensas del masculino como género no marcado, una de las cuales,  debida a Pedro Álvarez de Miranda, se publicó en Sin Permiso el 27/07/2014  dos años largos después de que apareciera originalmente en  El País. En resumen, Álvarez de Miranda sostiene que el masculino, en castellano, es el género no marcado, que ello obedece a un “principio fundamental en las lenguas que es el de la economía, al que también podríamos llamar ‘del mínimo esfuerzo’”, y que esta condición del masculino como género no marcado es “inamovible”.
 
Álvarez de Miranda nos proporciona algunos argumentos a favor de sus opiniones, pero no  está claro que quien los lea tenga que tomárselos todos muy en serio, ya que el propio autor, en relación con uno de ellos, escribe que “con su poquito de guasa” está “utilizando el recurso dialéctico de la reducción al absurdo”, con lo cual quiere decir realmente que para apoyar su punto de vista ha imaginado y descrito una situación absurda, a saber, una asamblea de cientos de millones de hispanohablantes para someter a votación la propuesta del femenino como género no marcado.
 
Eso sí, alguien abriría la reunión con el consabido “Señores y señoras…”. Sin que ello le supusiera problema alguno, ya que “en estos vocativos iniciales la duplicación sí es bien lógica y está asentada desde antiguo: el principio de economía apenas se resiente”. De lo que no era consciente, por lo visto,  el Caudillo cuando preparaba sus mensajes, pero sí de Gaulle, que ya en 1958 se dirigía a las francesas y los franceses [2], o el presentador de Cabaret, el cual saludaba al público con una fórmula políglota (Meine Damen und Herren, Mesdames et Messieurs, Ladies and Gentlemen!) ciertamente irrespetuosa con el mencionado principio de economía.
 
De todos modos el argumento que resulta más desopilante es el de una persona que tiene “tres hijos y dos hijas”, la cual “interrogado acerca de su prole, [dirá] que tiene cinco hijos. No dirá que tiene cinco hijos o hijas, ni cinco hijas e hijos, ni cinco hijos / hijas (léase “cinco hijos barra hijas”). Podrá escribir que tiene cinco hij@s, pero esto no lo podrá decir, leer, así que de nada le vale.” Un problema tremendo, que recuerda el famoso acertijo sobre el color del caballo blanco de Santiago. Pues tal persona, que tiene tres hijos y dos hijas, interrogada acerca de su prole podría decir, simplemente, que tiene tres hijos y dos hijas o, tal vez, que tiene dos hijas y tres hijos.
 
La parte seria del artículo de Álvarez de Miranda consiste básicamente en dos tesis.
 
La primera, que “lo que resulta ingenuo, además de inútil, es pretender cambiar el lenguaje para ver si así cambia la sociedad”. No obstante, el lenguaje influye significativamente en los comportamientos sociales. Si no, díganselo a quienes se dedican profesionalmente a la publicidad o a acuñar neologismos y eufemismos para velar la realidad y contribuir así a evitar la temible reacción de la ciudadanía ante por ejemplo, las masacres de civiles denominadas daños colaterales o ante el hecho de que los recortes se derivan de una opción política específica y no de la crisis, que, a su vez, es el efecto de decisiones y no resultado de un fátum. El astuto Schopenhauer ya aconsejaba “nombrar las cosas de manera que resulten apropiadas a nuestro interés” [1].
 
Pero podemos estar de acuerdo con Álvarez de Miranda en la segunda, a saber, que “es más que posible que la condición de género no marcado que tiene el masculino sea trasunto de la prevalencia ancestral de patrones masculinistas”, lo que viene a ser un reconocimiento de que el lenguaje es un reflejo de la sociedad y de que, por consiguiente, si cambia la sociedad cambiará el lenguaje, como admite el propio Álvarez de Miranda. Ahora bien, dado que nuestro autor considera que “la condición inamovible del masculino como género no marcado” es “una terca realidad contra la que es estéril estrellarse”, cabe deducir que está convencido de que, al menos en la cuestión que aquí concierne, la sociedad no cambiará. Sin embargo, ha cambiado bastante. Y probablemente seguirá cambiando, por mal que a alguno le pese.
 

1. Arthur Schopenhauer, Dialéctica erística o el arte de tener razón, expuesta en 38 estratagemas, Trotta, 1997, p. 65.
 
 
* Albert Corominas es catedrático emérito de  la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Es ingeniero industrial y doctor ingeniero industrial por la Universidad del País Vasco y licenciado en informática por la Universidad Politécnica de Madrid. Colaborador de Sin permiso.com. donde se publicó este artículo  14.09.14


La pintura que ilustra la nota pertenece a Sylvia Sleigh - Llandudno, Gwynedd, Gales, 8 de mayo de 1916 - Nueva York, 24 de octubre de 2010.
Imprimir el Artículo   Recomendar el Artículo   Exportar el Artículo a PDF   Compartir en Facebook   Compartir en Twitter

Otras notas de esta edición

A propósito de la Primavera
La primera lluvia
León Tolstoi / Escritor ruso (1828-1910)*
Opinión sobre los gaseoductos de Eurasia
El Gran Juego entre los Grandes
Nazanín Armanian / Profesora iraní Universidad de Barcelona*
Fiesta lírica
“La Nariz” de Dmitri Shostakovich
Sergio Morero / Periodista, escritor y músico*
A pesar de la condena del Parlamento Europeo
Neonazismo en Ucrania
El Arca /Agencias
Tijerazos
Se trata de una vieja parábola judía,  tan bella como apropiada al momento financiero internacional.
 “Cuentan que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un rabino.
El rabino tomó la mano, lo acercó a la ventana y le dijo "mira".
El rico miró por la ventana a la calle.
El rabino le preguntó: "¿qué ves?".
El hombre le respondió: "veo gente".
El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo:- “¿Qué ves ahora?".
El rico le respondió: -"Ahora me veo yo".
"¿Entiendes? En la ventana hay vidrio y en el espejo hay...
Huellas de Píndaro
Huellas de Píndaro
De Grecia arcaica al presente
Tiza y pizarrón
Tiza y pizarrón
La educación por especialistas
Perfiles
Perfiles
La ciudad y sus mejores obras
Cachamai
ineba
biblioteca unesco
Guias VIP
habitues teatro colon
riglos
todo opera
espacio y
siglo XXI
biblos
de la flor
el ateneo
area paidos
lumiere

ead / elarcadigital

Viamonte 1716 - 3 - 16 (C1055ABH) - Buenos Aires - Argentina

(54 - 11) 4371-0922

elarcadigital.com.ar no se responsabiliza por material de cualquier tipo no solicitado, ni tampoco por la devolución del mismo.

Las colaboraciones firmadas expresan la opinión de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión de la revista.

La línea editorial de la revista se expresa exclusivamente a través de los textos firmados por su Consejo Editor.