arlequin_resistencia_pettoruti.jpg

...porque la Tierra está llena de
violencia, haz para ti un arca de
madera de árbol resinoso.
Génesis 6: 13,14

ead / elarcadigital

Buscador ead
Buscador Google
Última edición gráfica
A propósito de la Primavera

La primera lluvia

La primera lluvia
La Primavera, Claude Monet, 1883.
Óleo sobre lienzo 65x81.
Texto del novelista ruso León Tolstoi, en el que señala el egoísmo de aquellas personas que son incapaces de percibir el ritmo de la vida que crece a su alrededor. Su teoría y las ideas sobre la “no violencia activa” expresadas en El reino de Dios está en vosotros se adelantaron a su tiempo e influyeron en Mahatma Gandhi o Martin Luther King. Tolstoi vivió sus últimos años compartiendo con humildes campesinos, arando y haciendo acopios, predicando y  trabajando como zapatero durante varias horas al día y repartiendo limosna.
León Tolstoi / Escritor ruso (1828-1910)*
La primera lluvia
León Tolstoi, celebrado novelista
ruso, autor, entre otras, de Guerra
y Paz y Ana Karénina.
“La primera lluvia cálida de la primavera había caído la víspera. La hierba verdecía en las junturas de los adoquines. En los parques, los abedules se habían adornado con frondas verdeantes; los cerezos de monte y los álamos estiraban sus hojas alargadas y olorosas. En las casas y en las tiendas limpiaban los cristales. Nejudov se sentó cerca de la ventana y se puso a mirar y a escuchar. El soplo fresco de la primavera, que levantaba sus cabellos sobre la frente humedecida por el sudor, y al mismo tiempo los cuadrados de papel colocados sobre el alféizar de la ventana, le traía un olor sano de tierra recién removida.
En vano los hombres, amontonados por centenares y miles sobre una estrecha extensión, procuraban mutilar la tierra sobre la cual se apretujaban; en vano la cubrían de piedras a fin de que nada pudiese germinar en ella; en vano arrancaban todas las briznas de hierba y ensuciaban el aire con el carbón y el petróleo; en vano cortaban los árboles y ponían en fuga a los animales y a los pájaros; la primavera era la primavera, incluso en la ciudad. El sol calentaba, brotaba la hierba y verdeaba en todos los sitios donde no la habían arrancado, tanto en los céspedes de los jardines como entre las grietas del pavimento; los chopos, los álamos y los cerezos desplegaban sus brillantes y perfumadas hojas; los tilos hinchaban sus botones a punto de abrirse; las grajos, los gorriones y las palomas trabajaban gozosamente en sus nidos, y las moscas, calentadas por el sol, bordoneaban en las paredes. Todo estaba radiante. Únicamente los hombres, los adultos, continuaban atormentándose y tendiéndose trampas mutuamente. Consideraban que no era aquella mañana de primavera, aquella belleza divina del mundo creado para la felicidad de todos los seres vivientes, belleza que predisponía a la paz, a la unión y al amor, lo que era sagrado e importante; lo importante para ellos era imaginar el mayor número posible de medios para convertirse en amos los unos de los otros".

* Extractado de la novela Resurrección (1899). Este texto y la imagen del cuadro de Claude Monet fue difundida en el portal del ecologista Antonio Brailovsky. Ver http://www.eListas.net/lista/abrailovsky/alta)
Imprimir el Artículo   Recomendar el Artículo   Exportar el Artículo a PDF   Compartir en Facebook   Compartir en Twitter

Otras notas de esta edición

Opinión sobre los gaseoductos de Eurasia
El Gran Juego entre los Grandes
Nazanín Armanian / Profesora iraní Universidad de Barcelona*
Fiesta lírica
“La Nariz” de Dmitri Shostakovich
Sergio Morero / Periodista, escritor y músico*
Piruetas para nuestra lengua
El masculino como género no marcado
Albert Corominas / Catedrático español
A pesar de la condena del Parlamento Europeo
Neonazismo en Ucrania
El Arca /Agencias
Tijerazos
Se trata de una vieja parábola judía,  tan bella como apropiada al momento financiero internacional.
 “Cuentan que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un rabino.
El rabino tomó la mano, lo acercó a la ventana y le dijo "mira".
El rico miró por la ventana a la calle.
El rabino le preguntó: "¿qué ves?".
El hombre le respondió: "veo gente".
El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo:- “¿Qué ves ahora?".
El rico le respondió: -"Ahora me veo yo".
"¿Entiendes? En la ventana hay vidrio y en el espejo hay...
Huellas de Píndaro
Huellas de Píndaro
De Grecia arcaica al presente
Tiza y pizarrón
Tiza y pizarrón
La educación por especialistas
Perfiles
Perfiles
La ciudad y sus mejores obras
Cachamai
ineba
biblioteca unesco
Guias VIP
habitues teatro colon
riglos
todo opera
espacio y
siglo XXI
biblos
de la flor
el ateneo
area paidos
lumiere

ead / elarcadigital

Viamonte 1716 - 3 - 16 (C1055ABH) - Buenos Aires - Argentina

(54 - 11) 4371-0922

elarcadigital.com.ar no se responsabiliza por material de cualquier tipo no solicitado, ni tampoco por la devolución del mismo.

Las colaboraciones firmadas expresan la opinión de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión de la revista.

La línea editorial de la revista se expresa exclusivamente a través de los textos firmados por su Consejo Editor.